“Yo, Tú y Nosotros”

El presente fin de semana me tocó asistir a un matrimonio familiar. Estuvo bastante emocionante. Entraba con un bonito vestido blanco la prima con la crecí toda mi vida, de la mano de su padre y con una cara de felicidad que en todos estos años, no le había conocido. La ceremonia fue agradable, la misa corta, sin embargo siempre encuentro algún detalle del discurso “iglesístico”, que me perturba y me deja pensando; “Bueno, de hoy en adelante se comprometen en matrimonio, para vivir el uno para el otro. El club de Toby ya quedó atrás, los amigotes pasaron a la historia, ahora vives para ella. Y para ti lo mismo, club de Lulú hoy, será reemplazada por tu marido, por el quién vivirás, el resto de tu vida”.

De la boca del formador en mi especialización, con quien hoy trabajo, el Dr. Christian Thomas, salió una frase que constantemente uso en mi quehacer terapéutico: “Las relaciones de pareja son como una mesa de dos patas, siempre se necesita una tercera para establecer el equilibrio”. ¿Qué quiere decir este enunciado? Que una relación entre dos personas es bastante complicada, por lo que siempre hay que buscar un tercero, que logre entregarle al sistema, una estabilidad. Ojo, no piensen a éste  como un/a amante (a menos que efectivamente a algunos, les entregue equilibrio), sino como cualquier objeto, amigo/a, instancia, actividad, entretención, deporte, etc., que le permita a cada miembro de la pareja, tener su propio espacio, su tercero personal.

Es así, que generalmente en terapia de pareja, y más precisamente, en terapia sexual, uno  busca estrategias que permitan ir estableciendo distancia entre los miembros de la relación, con el fin de permitirle a cada uno encontrar lo que les guste, hacerse cargo de sus intereses, no renunciar a sus pasiones, y mediante todo esto, equilibrar la dupla.

Constantemente conversamos entre colegas el presente tema, y es sorprendente conocer parejas, que viven fusionados como “estampilla al sobre”. Donde él no puede ni jugar un partido de fútbol, y ella con suerte conversa una vez al mes con la mejor amiga por teléfono. Uno interviene y les pregunta que hacen por separado; apenas, ir al baño. Por lo mismo se puede observar que en estos casos, los trastornos del deseo son frecuentes, ya que no existe ni siquiera un centímetro para instaurarlo.

Observo actualmente también, un gran porcentaje de parejas que apuntan a todo lo contrario. Hay un “yo” y un “tú” bastante marcado en la pareja, pero el espacio entre ambos es tan extenso, que ya no existe un “nosotros”. O sea, hay millones de terceros dando vuelta, y las instancias de cercanía son tan escasas, que se va perdiendo aquello que hace tan particular a las relaciones de pareja; “la complicidad”.

¿Cómo se logra entonces un equilibrio? ¿Cómo saber cuanto tiempo dedicarle a mi pareja y cuanto dedicarle a mi trabajo, amigos, yoga e hijos? ¿Cómo saber cual medida es la necesaria?

Esta vez, les dejo la respuesta ustedes, no hay teoría que pueda responderla, simplemente se puede establecer que cada pareja maneja su propia agenda, en la cual debe estar siempre: un “yo”, un “tú” y un “nosotros”.

facebook twitter Google Buzz MySpace delicious

One Response to “Yo, Tú y Nosotros”

  1. susy on 7 diciembre, 2011 at 10:42

    Exelente!!!, me alegra saber que no estaba equivocada en mis pensamientos y gracias por ordenar aquellos que me hacian sentir culpable.
    Eres un gran aporte Rodrigo…se agradece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*